Te extraño, pero no te extraño como suele pasar
No extraño tu cuerpo, tus besos o tu forma de abrazar
No extraño tus caricias, nuestras noches, ni siquiera nuestra forma de pelear.
No te extraño por nada de esto, porque siempre supimos que un día se iba a acabar.

Mi forma de extrañarte va mucho más allá,
extraño todo aquello que te hacia tan especial
Extraño tus sueños o esa misteriosa forma que con tus palabras mi alma lograbas acariciar, extraño nuestras conversaciones que nunca tenían un final,
extraño la ternura de tus ojos, que con una mirada mi corazón podías desnudar.

Extraño tu esencia, eso misteriosa virtud que Dios te dio y un día me permitió disfrutar,
no te extraño porque te hayas ido, porque siempre un pedazo de ti a mi lado permanecerá
Te extraño simplemente porque sé que nuestras conversaciones nunca más volverán
Te extraño porque fuimos esos tontos que nunca se atrevieron a escuchar
Te extraño porque sé que tú tampoco me has podido olvidar.

Advertisements