Me he cansado de buscarte, pero, aún sigo tratando de encontrarte en el corazón de Dios, me he cansado de escribirte, pero en las noches aun le sigo contando cuanto te amo y en silencio espero que Dios me responda cuando me dejara conquistar tu corazón. Me he cansado de pensarte, pero aún eres parte activa en mi oración.

Me ha dicho que este es un tiempo de espera, tiempo para que Dios forme mi corazón, tiempo de bendecirte y amarte como Jesús me enseñó, no importa que no estés a mi lado, le pido a Dios que te cuide y le pido que él te diga cuanto te amo yo.

Hoy no estas a mi lado, pero orar por ti nunca lo he dejado y sé que el Espíritu Santo es quien me ha guiado y en su misericordia, para ti mi corazón Él ha guardado. Sabiendo que tú eres mi amor.

Te escribo esta carta para decirte que eres tú a quien siempre he esperado y no importa el tiempo que te tenga que esperar, sé que Dios conoce el momento justo en el que te podre tener a mi lado, solo quiero que sepas que te bendigo, que te amo y espero el momento en que juntos podamos estar.

Advertisements