He estado en tantos lugares contigo,
hemos comido en tantos restaurantes
Caminado por diferentes valles en los que hemos observado tantos amaneceres.
Juntos recorrimos tantos caminos de piedra, en los que durante la lluvia yo fui tu abrigo.
Recuerdo el calor de tus labios cuando en nuestra boda te bese y el rojo de tu rostro cuando nació nuestro primer hijo.

Como si fuera ayer recuerdo cada momento que pase contigo, las risas y las alegrías, rabias y peleas que buenas fueron las discusiones que tuvimos.
Me gustaría que las recordarás pero se que fueron simples sueños que he tenido, sueños que no fueron simples, porque, en todos tu estuviste conmigo y en cada mañana me despierto sabiendo, sin que tu lo sepas, hemos caminado por marte y nadado con leones marinos.
Esperando que llegue la noche para ver si en sueños puedo tomarme otro café contigo.

Advertisements