Hay personas que pasan por nuestras vidas sin dejar una marca, puede que las veamos todos los días pero es como si nunca hubieran existidos, se vuelven en simples recuerdos que un día así como llegaron el mismo viento que los trajo, se los llevará.

Existen otras personas, que dejan una huella, una marca que es imposible de borrar, no importa que nunca nos veamos pero se vuelven tan amadas que nunca las podemos dejar, siempre están a nuestro lado y eso las vuelven personas que no podemos, ni queremos olvidar.

Pamela, karen, Felipe, Diana, paola, july, Lina, Mike. Libardo, cata. Esteban, Jenny y tantos otros que no habría tiempo para todos nombrar, les escribo esta carta ya que no tengo nada me que hacer y para no perder el tiempo los quisiera agradecer por que con ustedes entiendo cada vez más el término llamado amistad.

Ya se que muchas veces soy el mas cursi y en muchos casos el más sentimental, pero como no hacerlo si ustedes son muy buenas personas en verdad, han sido ese apoyo que Dios puso en mi caminar. Esas personas que Dios ha usado para enseñarme que el amor si existe en realidad y es que con amigos con ustedes como este camino se podría dejar.

Simplemente son mis amigos y escribo esta carta para decirles gracias por su amistad.

Advertisements