Aprendí a verte sin mirarte
Aprendí a besarte sin tocar tus labios
Aprendí a abrazarte sin posar sobre ti mis brazos.
Aprendí a amarte en secreto donde no soy, ni eres.
Donde estoy a tu lado y en realidad no estoy contigo.
Donde somos parte se un mundo secreto.

Aunque quisiera verte sentirte y abrazarte,
sé que no es el momento y solo puedo confiar en la promesa de Dios,
así en silencio, esperando, que si Él lo quiere, pronto llegue el momento donde puedo estar contigo, siendo tu amante, tu novio, tu amigo y morir en paz porque tú fuiste la madre de mis hijos.

Advertisements