Me declaró perdedor, aposte que de ti no me iba a enamorar y perdí,
jugué en la ruleta de la ilusión y perdí mi corazón
en este juego que aún no entiendo gane tu amor.
Sin entender la complejidad de la situación
tengo claro que si no escucho tu voz no hay paz en mi interior,
es así de simple de ti me he enamorado
y no se que opines si te digo que esta es mi declaración.

Hoy acepto iniciar la competencia para ganarme un espacio en tu corazón
y le pido a Dios me enseñe el camino que debo tomar para ser tu segundo gran amor.
Ahora entiendo cuán equivocado estaba al creer que eras el premio para el que gane tu amor.
He comprendido que eres la corona que me haces un hombre mejor.

Acepto que he perdido,
porque aprendí que para estar a tu lado en ocasiones tengo que renunciar a tener la razón
y levantarme como hombre, pelear la batalla y matar ese león,
tengo que tomar el castillo y arriesgarme entregándote mi corazón.

Advertisements