Un café, una bebida, una vida.
Una caricia de Dios en la preparación.
Un momento compartido con amor
Una familia, una bendición.

Momentos que disfruto junto a mi creador, compartiendo un café preparado con su corazón. Un momento sin igual, en el cual le puedo confesar todo mi amor.

En su presencia todo el tiempo quiero estar, en el comedor junto a mi Padre cenar, sin importar el tiempo pasar a tu lado por toda la eternidad quiero estar, deleitarme en tu mirar y sin temor por siempre llamarte papá.

Advertisements