El frío en mi alma se cuela y de dolor mis huesos se quiebran, soledad y muerte al rededor y mi corazón te grita ayúdame por favor, perdona mi pecado no dejes que me pierda por este dolor, no apartes tu rostro de mi vida, pero quita tu mirada de mi pecado no me dejes Señor.

Estoy en un valle de muerte y solo oscuridad es lo que veo, y se que tu guías mi destino quiero correr a tu brazos porque no tengo a nadie más que a ti, escucha mis gritos de dolor AYÚDAME SEÑOR, NECESITO DE TI NO ME DEJES POR FAVOR.

Mi fe es débil pero aún así tu eres mi razón de vivir, si tu no estas a mi lado la vida no la quiero, entiendo al que dijo prefiero un día en tu casa que mil días lejos de ti. Escucha mi grito Espíritu Santo NO ME DEJES POR FAVOR.

Advertisements